El proceso de escribir es un acto reflexivo en el cual se organizan, producen y representan  ideas, así que los niños aprenden a escribir escribiendo para destinatarios reales; compartir con los demás lo que se escribe es una condición importante que les ayuda a aprender. Hacen intentos de escritura como pueden o saben, mediante dibujos y marcas parecidas a las letras, o letras propiamente; estos intentos representan pasos fundamentales en el proceso de apropiación del lenguaje escrito.

Toma muy en cuenta, amiga educadora, que el aprendizaje de la escritura va de la mano con el proceso de aprender a trazar correctamente las letras, enseña a tus pequeños a desarrollar y dominar la direccionalidad de la escritura con la situación didáctica te proponemos en tu revista Educa educadora edición 110.

Contenido Exclusivo